El equipo de Miguel

Llegó a Sportivo Belgrano en silencio, a comienzos de 1969, y desde entonces consolidó un proyecto a largo plazo que lo tuvo como jugador y entrenador, pero fundamentalmente como captador y formador, y que culminó con un equipo multicampeón constituido por valores genuinos, que sentó hegemonía en el básquet local y se codeó con los mejores equipos del país. Miguel Aimasso, el padre de la criatura que, aún hoy, mucha gente de la ciudad y la provincia recuerda con nostalgia.

Historia - Básquet 05/05/2022 Leandro Gottardi Leandro Gottardi

EMUGAS_banner

800Image75cf813b252f4985819f05163350f2b5
Miguel Aimasso, el padre de la criatura que causó furor en los '80 Fotografía: Manuel Ruíz - La Voz de San Justo

En una época en donde tanto se habla de procesos y proyectos a largo plazo en el ámbito deportivo, traemos a la actualidad uno que dio sus frutos, que primero apuntó a las bases para luego, con el tiempo, disfrutar los resultados de un trabajo serio que dio que hablar a nivel local y provincial y proveyó de talentos genuinos a las selecciones de San Francisco y de Córdoba.

El básquet de Sportivo Belgrano vivió sus años de esplendor en los años '70 y, fundamentalmente, en los '80, consolidando una hegemonía en la Asociación de Básquet de San Francisco, llegando a competir con los mejores equipos del país -incluso con la Selección argentina- y forjando talentos que trascendieron fronteras. Todo ello, con una base meramente local que contó con un acompañamiento estelar de Carmelo "Cholo" Mendoza.

Pero el hacedor de esta historia tiene nombre y apellido: Miguel Aimasso. Llegó a la "verde" a comienzos de 1969, con 20 años, para ser jugador y entrenador en el club, que buscaba reinsertarse nuevamente en la disciplina que años atrás lo había visto sonreír de la mano de otro crack genuino: Erio Santos Cassetai.

Aimasso comenzó desde cero porque la institución de barrio Alberione no tenía inferiores y el primer paso fue salir a captar jugadores, para luego sí pulirnos mediante la formación, con un horizonte claro: que en unos años, fueran la base del equipo de primera.

Así llegaron a las formativas del club niños que posteriormente forjarían un nombre en el básquet local, provincial e incluso nacional: Gastón Blasi, Gabriel Andrés, Roberto Galliano, Alfredo Riera, entre otros.

Convicción, trabajo a largo plazo, captación, formación y una clave: el rodaje. Todo ello acentuó una época dorada para el básquet de Sportivo Belgrano que fue narrada por su propio creador, el propio Aimasso que en un mano a mano con La Voz de San Justo relató su historia junto a la "verde", en un proceso que perduró por 16 años.

 

Su llegada al club

Consultado acerca de su desembarco en barrio Alberione, el que se produjo en los primeros días de 1969, Aimasso contó: "Yo jugaba en El Tala y me quedé prácticamente solo en el club porque de esa camada muchos chicos se fueron a Córdoba a estudiar y la gente más grande dejó de jugar. En ese momento se dio la posibilidad de que Sportivo Belgrano quería hacer algo con las inferiores. Tenía 20 años y ahí me pasé al club".

Los primeros pasos no fueron fáciles, no había chicos, los elementos para practicar eran escasos, la cancha al aire libre por lo que el clima era un factor que incidía en el día a día. "Tuvimos que salir a buscar chicos porque hacía años no se venía trabajando en las categorías formativas. Recuerdo que en la primera práctica asistieron 3 chicos, 2 hermanos y un primo".

"Desde ese momento comenzamos a reclutar chicos. A Gastón Blasi, yo le fui a hablar a la casa. Ellos vivían por calle Colón al 300. Lo llevaba a practicar en una motoneta tanto a Gastón como a Carlos Blasi. Fuimos buscando chicos del barrio que se fueron sumando. El grupo se fue haciendo cada día más grande y llegamos a tener 120, 130 chicos practicando básquet en Sportivo", agregó.

"Practicábamos en inferioridad de condiciones porque lo hacíamos al aire libre pero la voluntad de los chicos pudo más, gracias a su constancia, armamos con el tiempo, a los 10 años, una primera división con chicos nuestros, a los que se fueron sumando después otros jugadores pero la base era de Sportivo Belgrano", recordó.

 

Un proceso que dio sus frutos

Como jugador, Aimasso defendió la camiseta de Sportivo Belgrano desde 1969 hasta 1977, cuando una lesión en el tendón de Aquiles le puso fin a su carrera. Pero como DT, su legado llegó más lejos. Aquella captación realizada en los primeros años de su llegada al club, más la formación brindada, ya habían sentado raíces sólidas y ahora era el turno de los chicos.

Así, jugadores de las formativas como Gastón y Carlos Blasi, Roberto Galliano, Alfredo Riera, Oscar Cerminatto, Sarmiento, Montenegro y luego Héctor Barovero, saltaron a la primera de la "verde" y constituyeron la base de un equipo que rompió, a nivel local, con la hegemonía de Alumni y se instaló en la cima, siendo multicampeón, codeándose con los mejores del país y dando jugadores de primer nivel.

A esa estructura, Aimasso supo sumar una pieza trascendental para aportar altura pero fundamentalmente experiencia: Carmelo "Cholo" Mendoza, quien había vestido en una nutrida cantidad de veces la camiseta de la Selección argentina y que sentaría un antes y después para el proceso madurativo de esta camada y del básquet local en sí, puesto que además defendió la casaca de la Selección de San Francisco en múltiples Provinciales.

"Fue una experiencia muy linda. Hoy los tiempos son distintos. Yo siempre digo que soy un agradecido a los dirigentes porque aguantaron el proceso", explicó Aimasso.

"A los 10 años de iniciado el proceso se consolida un equipo fuerte en primera. En esos momentos la hegemonía era de Alumni, con Torossi, Bertotti, Marchetti, Secrestat, Buffa... Yo hice debutar a Gastón (Blasi) a los 15 años junto a otros chicos y le ganamos e iniciamos una hegemonía nuestra en el básquet local. Se fueron armando desde entonces equipos lindos, el nivel de Sportivo hizo que se elevara el de los demás clubes que para competir de igual a igual traían jugadores de afuera", enfatizó.

Además manifestó que "fue un anticipo de la Liga Nacional de Básquet, la formación que teníamos era magnífica. Incluso compartimos algunos juegos con un norteamericano: Norton Branhill. Habíamos hecho dos partidos con Hindú de Córdoba, que era el campeón cordobés y subcampeón argentino, y le ganamos los dos partidos con una base nuestra: Galliano, Gastón Blasi, Barovero, Mendoza y Branhill, además de todos los chicos que íbamos rotando".

Sobre este acontecimiento, profundizó: "El primer partido a Hindú se lo ganamos y ellos tenían un solo americano, nosotros también. En el segundo partido viene Hindú a la ciudad y nos decían: 'esta noche van a ver lo que es jugar con dos norteamericanos juntos', eran Schaler y Wood, estaban los hermanos Filloy y Duarte. Faltaba un minuto y tiraban el agua a la cancha con un bidón porque teníamos 99 puntos y no querían que le hiciéramos los 100. Les habíamos ganado por más de 15 puntos. Una locura".

Consultado sobre cómo vivenciaba el punto más alto de esta camada a nivel colectivo, Aimasso dijo: "Sentía alegría por ellos, porque les gustó el básquet, nos entendimos, hicimos muchos esfuerzo porque en invierno a veces íbamos a entrenar a Bomberos Voluntarios pero el piso no era apto, las medidas de la cancha tampoco. Nos comimos tantos fríos. Yo me sentía un chico más. Comencé joven a dirigir y hoy parece mentira que algunos de esos chicos tengan 60 años. Fuimos creciendo juntos porque fue mi primera experiencia como DT, yo aprendí de ellos y todo lo que tenía para dar se los di".

Además destacó: "Muchos de los jugadores que formamos luego fueron entrenadores: Cavallo fue técnico de Sportivo, Gabriel Andrés, Roberto Galliano, Alfredo Riera que es técnico todavía en Chile. Es decir, se iba armando una base no solo de jugadores sino también en la parte institucional".

"Me emociona mucho hablar de Sportivo Belgrano, fue una etapa muy linda de mi vida. Yo siento que no solamente en la parte deportiva lo fue sino que hay chicos con los que todavía nos vemos, nos hicimos amigos. Ese legado es hermoso".

Imaged74a5e882ea94bb9b2bcaad097777a28
Miguel Aimasso. Fotografía: Manuel Ruíz - La Voz de San Justo

 

El juego del equipo

En la continuidad de la charla, Aimasso se detiene es un aspecto meramente de funcionamiento y algunas críticas recibidas por su equipo en aquellos tiempos. "A mí se me criticó la forma de jugar. Después vino la época de la marcación y el sacrificio, pero el equipo mío tenía un poder de gol muy grande, generalmente superaba la barrera de los 100 puntos en una época en que no era muy normal", apuntó.

Y luego añadió: "¿Mirá si todavía yo le hubiese pedido que marquen? Aportaban mucho, no era que no marcaban. La gente que se acuerda, recuerda que el equipo jugaba muy muy bien, la pelota no se picaba mucho, pasaba de posiciones continuamente y lograban posiciones de lanzamiento constante, siendo realmente efectivos". "Era muy difícil ganarle a Sportivo", sostuvo.

 

Talentos rodeados de experiencia

La formación de talentos y el posterior pulido de sus condiciones jugando en la primera división e Sportivo Belgrano fue clave, tan clave como el legado aportado por el "Cholo" Mendoza.

"Los casos de Gastón (Blasi), de 'Gabi' (Andrés), de Roberto Galliano, de Alfredo Riera, son geniales. Como en los colegios, el maestro es un orientador, una persona que le aporta cosas, pero realmente tenían condiciones. Montenegro por ejemplo, además de jugar al básquet, había sido campeón de salto en vallas. Yo lo que recibía era eso, los acompañaba, unía y trataba de que haya un gran grupo humano", dijo.

Y añadió: "Cuando tenés un gran grupo humano y jugadores con condiciones, se torna en un equipo muy difícil de voltear. Es la clave".

Sobre Mendoza, se refirió a su llegada y su legado. "En aquellos momentos, se iba a hacer un Campeonato Confraternidad en el que participamos junto a Hindú, como campeón de Córdoba y subcampeón argentino; 9 de Julio de Río Tercero y San Martín de Marcos Juárez. Se permitían dos refuerzos y yo hablé con los dirigentes y les pedí al "Cholo" Mendoza porque necesitábamos altura, un pivot alto y de experiencia", narró.

Y prosiguió: "Fuimos una noche muy fría a buscarlo a Santa Fe. Él estaba entrenando en Colón, de ahí nos fuimos a un bar que quedaba cerca, empezamos a hablar y él se encontraba en una posición un tanto comprometida, porque el básquet de Santa Fe no atravesaba un buen momento. Vino como refuerzo de ese equipo y se quedó por años".

"Aparte de ser una persona excelente y muy humilde, nos aportaba la experiencia, la ubicación, se brindaba mucho por el equipo. Era muy humilde. Todo lo hacía en pos del equipo. Dentro de la cancha interpretaba todo muy bien y ayudó mucho a madurar a los chicos del club", aseguró.

Nota escrita por Leandro Gottardi para el diario La Voz de San Justo, publicada el 30 de julio de 2020. 

Te puede interesar
Sin título3

Los inicios del básquet en Sportivo Belgrano

Leandro Gottardi
Historia - Básquet 20/05/2024

La década del ’30, para la “Verde”, trajo la incorporación de un deporte que, con el correr de los años, dejaría una huella imborrable en la escena sanfrancisqueña: el básquetbol. Por las filas del club pasaron los dos mejores jugadores que dio la ciudad: Erio Santos Cassetai y Gastón Blasi.

Lo más visto
06-30-2013 (138)

30-J: A 11 años de un ascenso inolvidable

Leandro Gottardi
Historia - Fútbol 30/06/2024

El 30 de junio, desde el 2013, pasó a ser una fecha patria para el pueblo verde. Aquel día comenzó con una ciudad movilizada como nunca antes, con el color esperanza y banderas flameando por cada rincón, bajo un frío que retorcía pero que de ninguna manera iba a impedir una congregación masiva. Lo demás, es historia.

448085198_921609746643738_4403165471711550069_n

Los números que describen a un Sportivo protagonista

Leandro Gottardi
Federal A 22/06/2024

Desde lo numérico, esta versión 2024 de Sportivo Belgrano es intachable. Muestra una solidez defensiva que hace años no se veía y los datos afirman lo mencionado: es el equipo menos goleado de los 38 del Federal A, lleva 8 vallas invictas en 13 partidos y acumula 302 minutos sin goles en contra. Además, puede sellar su clasificación este domingo. Todo en este informe.

1 23

Una fortaleza

Leandro Gottardi
Federal A 07/07/2024

Sportivo Belgrano, a una fecha del cierre de la primera fase, ya está clasificado, es el equipo menos goleado de todo el Federal A -solo 5 goles en 15 partidos jugados-, está invicto de local y Santiago Roggero, el “1”, lleva 482 minutos sin recibir goles.